Las muertes por consumo de opiáceos en Estados Unidos son escandalosas, 64.000 personas perdieron la vida en 2016 por sobredosis de estos lo que da como promedio unos 174 decesos al día.

Por esta razón el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, ha declarado la emergencia  de salud pública en cuanto al consumo de estas sustancias, sin embargo la medida se da luego de dos meses de conocer los resultados de las investigaciones sobre este tema.

Con la frase “Es el momento de liberar a nuestras comunidades del azote de la drogadicción”, anunció Trump las medidas a tomar con respecto al tema.

No obstante a pesar de dar instrucciones para flexibilizar el uso de fondos federales para combatir este mal, Trump no otorgó mayor dinero para aplicar programas contra los opiáceos.

El primer mandatario de los Estados Unidos ha pedido enfáticamente que se saque esta sustancia del mercado, de hecho en su próxima visita a China hablará con su presidente Xi en torno a esto, debido a que dicha droga se fabrica allí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here