Mantenerse en forma, realizando una cadena de ejercicios diarios, es importante para la salud. Sin embargo, hay músculos que se cubren con una capa de grasa que crece cada vez más, en la medida que pase tiempo sin ir a entrenar; por ello, aumentará la dificultad de recuperarlos. Éstos tejidos tienen lo que se considera “memoria muscular”, y de  acuerdo con el especialista en medicina deportiva y embajador de la cadena fitness Gold’s Gym, Ricardo Javornik “los músculos no tienen cerebro, pero sí son manejados por el sistema nervioso central y las personas pueden tener esquemas notorios que facilitan la realización de ejercicios físicos”.

     Cabe destacar que existe memoria de esquemas motores. Un ejemplo es montar bicicleta. Cuando se aprende en la infancia todavía en la edad adulta sabemos manejar bicicleta. Esto es un esquema motor que implica equilibrio, coordinación y fuerza muscular implicando cerebro, reflejos y músculos.

Cumplir con una rutina de ejercicios habitualmente es lo recomendado por los expertos y sobre todo si se comienza a temprana edad.

     Sin duda alguna cumplir con una rutina de ejercicios habitualmente es lo recomendado por los expertos y sobre todo si se comienza a temprana edad, ya que esto nos ayuda a prevenir muchas enfermedades y sentirnos bien con nosotros mismos.

     “El inicio temprano de actividad física y deporte determina beneficios psicológicos, físicos, de salud y sociológicos. Desde el punto de vista psicológico vemos mejoría de autoestima y autoafirmación; en la parte física obtenemos una más adecuada figura corporal; en cuanto a la salud, evita sobrepeso y obesidad, previene hipertensión, diabetes y alteraciones de los lípidos sanguíneos; y en lo sociológico, es uno de los mejores medios de socialización y de adaptación” afirmó Javornik.

     Las investigaciones comprueban que los músculos entrenados, además de determinar mayor fuerza y buena forma física, son un órgano endocrino. Los músculos entrenados (sea fuerza o resistencia) son semejantes a pistones donde se procesa energía obtenida de los carbohidratos y de grasas.

     Al mantenerse activos, funcionan como metabolizadores, siendo elementales en la prevención de la diabetes y la alteración de las grasas sanguíneas, que son dos de los principales factores de riesgo cardiovasculares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here