Las expresiones faciales y corporales influyen en la comunicación entre padres e hijos

0
47

Muchos son los aspectos que contribuyen a que la labor de ser padres no sea una tarea fácil. A tal punto que debemos cuidar las expresiones faciales y corporales que transmiten mensajes no verbales, pues expertos señalan que podrían afectar la comunicación con los hijos y moldear su propio lenguaje corporal.

Sin embargo, la buena noticia es que una vez que los padres o adultos logren dominar su lenguaje corporal, éste es muy útil para mantener un clima de comunicación, armonía y respeto con los infantes.

Pediatras aseguran que desde el momento en que un bebé nace los adultos le influencian, sobre todo sus padres y aquellos que están a su alrededor como sus cuidadores.

Expertos explican que los niños reciben los gestos y las señales no verbales que todos los adultos emitimos.

Asimismo explican que los niños reciben los gestos y las señales no verbales que todos los adultos emitimos. Antes de hablar aprenden a saludar con su mano, a abrazar, a levantar los brazos, aprenden gestos que ven con regularidad o que se les enseña.

A su vez psicólogos expertos en el área afirman que no sólo las palabras expresan lo que se desea comunicar, ya que los gestos de los ojos, las cejas, la expresión de la boca, y el rostro en general participa activamente en el contacto con los hijos.

“Los niños no solo escuchan, sienten y perciben, aquellos mensajes que los adultos envían a través de diferentes medios, en ésta ocasión el lenguaje corporal” dice Patricia Córdoba, pediatra.

“Parece muy obvio y lo es” indica la especialista, “pero muchos padres, y regularmente los cuidadores, ignoran ésto y desconocen el valor de utilizar el lenguaje corporal en la educación de los menores”.

No son pocas las ocasiones que los adultos enfrentan situaciones que producen estrés, tristeza u otra emoción calificada como negativa. Ésto se refleja en el cuerpo y  los niños lo perciben.

La especialista aconseja “no hablar en un tono de voz alto, ni estar con los brazos cruzados delante”, lo mejor es, dice la pediatra, si atraviesa un momento difícil y aunque no sea el caso “sentarse junto a su hijo y expresarle cómo se siente sin ponerle carga: Hijo estoy un poco cansado, voy a descansar. Te amo; así estará expresando con palabras y gestos lo que desea trasmitir”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here