Las personas que sufren una infección respiratoria tienen un riesgo 17 veces mayor de sufrir un infarto durante los próximos sietes días siguientes, así lo arrojó un estudio realizado por la Universidad de Sydney, Australia, determinando que existe una estrecha relación entre las enfermedades respiratorias como la neumonía, la gripe o la bronquitis y el infarto a través de una prueba que permite detectar obstrucciones en la arteria del corazón, llamada angiografía coronaria.

      “Confirma algo que ya habían sugerido estudios previos, que una infección respiratoria puede actuar como desencadenante de un ataque al corazón“, afirmóel cardiólogo Geoffrey Tofler, quien ha dirigido éste estudio, el cual fue publicado en la revista “Internal Medicine Journal”.

Las personas que sufren una infección respiratoria tienen un riesgo 17 veces mayor de sufrir infartos.

       Igualmente revelaron que el aumento del riesgo de infarto no sólo se produce al inicio de los síntomas respiratorios, que alcanzan un pico durante los primeros siete días y luego disminuyen gradualmente, sino que continúan aumentando durante todo un  mes.

       En la investigación participaron aproximadamente unos 578 pacientes que padecieron de un infarto como resultado de una obstrucción de la arteria coronaria, y de aquellos que se tenía información sobre los síntomas de todo tipo que habían sufrido previamente.  De ésta manera, el 17% de éstos pacientes presentaron síntomas de infección respiratoria los 7 días anteriores al infarto, y un 21% durante el mes anterior, tales como dolor de garganta, tos, fiebre, dolor en el pecho, o un diagnóstico de neumonía o bronquitis.

        Asimismo, se realizó un segundo análisis donde se tomaron en cuenta sólo los síntomas relacionados con el tracto respiratorio superior, como resfriado común, faringitis, rinitis y sinusitis. Estos resultados arrojaron que el aumento del riesgo fue más bajo, pero de igual forma será 13 veces mayor, según indicó Lorcan Ruane, también autor del estudio.

       “Aunque las infecciones de las vías respiratorias superiores son menos graves, son mucho más comunes que los síntomas de las vías respiratorias inferiores, por lo que es importante entender también su relación con el riesgo de infartos”, expresó Ruane.

        Aunque el riesgo absoluto de sufrir un infarto sigue siendo bajo, Tofler recuerda a los ciudadanos que “deben ser conscientes de que una infección respiratoria también puede derivar en un evento coronario (…) y por ello deben tomarse todas las medidas preventivas posibles como informar a estos pacientes de los síntomas que pueden avisar de un posible infarto”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here