Paisajes llenos de espectaculares bosques, el azul turquesa de su mar, moviéndose al ritmo de cada ola, y el dorado de su arena, son una increíble paleta de colores que sólo se consiguen en República Dominicana, específicamente en el tesoro mejor guardado de éste país, la ciudad de Samaná.

     A 245 kilómetros al noreste de la capital dominicana, se encuentra éste destino ideal para quienes quieren hacer turismo, gracias a su diversidad geográfica y natural. La misma tiene una gran variedad de especies en su flora y fauna, el origen geológico montañoso, posee tantas montañas que aún en algunas partes del sector hay naturaleza totalmente intacta.

     Samaná es una combinación de playas hermosas con una naturaleza abundante, posee saltos de agua, pequeñas islas e islotes en su mayoría vírgenes, en algunos de las cuales desembocan ríos con aguas muy cristalinas. Igualmente, son muchas las exóticas playas que los visitantes pueden encontrar en Las Galeras y Las Terrenas, donde predominan las de arena blanca, como Playa Bonita o islas como Cayo Levantado y las vírgenes como Playa Rincón.

Playas de arenas blancas y aguas claras son un atractivo por el que conocen a Samaná a nivel mundial.

     Las enormes ballenas jorobadas que visitan ésta zona para aparearse y dar a luz cerca de la costa, es el principal atractivo del territorio. Sin embargo, solo se pueden observar desde el 15 de enero hasta el 30 de marzo. Lo más recomendable es ir hasta Punta Balandra, justo en el camino desde Ciudad de Samaná hasta Las Galeras, es el lugar estratégico para observar a las ballenas sin tener que subir a una lancha.

     En el sector reina el ecoturismo, por ende existen diversas actividades que se pueden realizar. Asimismo, el Salto del Limón es una de las seducciones de éste lugar, al que se puede llegar mediante una excursión montando a caballo, en la que el turista tiene pleno contacto con la naturaleza. También, ésta zona cuenta con Los Haitises, un parque costero-marino que contiene una fauna increíble, en la que hay especies de aves como el pelícano, la tijereta, la cotorra, la lechuza, entre otras.

     Para llegar, el turista debe atravesar la nueva autopista construida desde Santo Domingo hasta Samaná, durante el viaje se puede apreciar el solemne paisaje con montañas llenas de palmeras. Para acceder al islote, existen varias vías, y es que ésta cuenta con tres aeropuertos: el internacional El Catey, adonde llegan vuelos comerciales; Arrollo Barril, para el aterrizaje de aviones medianos; y Portillo, donde llegan pequeñas aeronaves privadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here